LA ESTANDARIZACIÓN HUMANA: SEA USTED UN HUMANO NORMAL

El poder del dato está llegando a cada detalle de la sociedad. Actualmente el humano como especie, tiene tal capacidad de medición, que puede controlar el funcionamiento de multitud de aspectos sociales a tiempo real.

En el trabajo, en la política, en el derecho, en lo económico, en la vida en general…

Se mide tanto que… parece que lo que no se mide… no existe.

La pregunta que nos surge es la siguiente: ¿hasta que punto cree el ser humano que puede medirse a sí mismo? ¿Cuánto te crees que sabes sobre tí?

Desde la revolución industrial, el crecimiento de la medición de los procesos sociales ha sido exponencial. Somos una sociedad de consumo y cada vez somos más gente la que vivimos en este mundo.

¿A qué nos lleva esto?

A tener que medirnos, constantemente, para poder controlar la gran masa poblacional que somos.

El dato es poder, porque en este mundo manda la opinión pública, la suma de consumos, la suma de capitales. Por eso las grandes inversiones de los poderosos se dirigen a manipular la opinión pública, a tratar de modificar las creencias de las personas en su beneficio.

¿Qué consecuencias tiene la medición?

Entre otras cosas, una muy peligrosa: La normalización, la estandarización.

Una cosa es que estandaricemos productos para producir más barato. Pero tal y como evoluciona el mundo, lo que está ocurriendo es mucho más grave: estamos estandarizando humanos. Estamos normalizando humanos, tratando de limar lo que se sale de la norma.

¿Cómo se hace esto?

A través de la disciplina del dato. El primer invento fue el examen. El examen busca la normalización. El poder medir la conducta, el conocimiento, teniendo que adaptarse la persona a las exigencias del examen, no el examen a las exigencias de las persona.

Por eso el examen en las escuelas, por eso el examen en los hospitales como diagnóstico…

Necesitamos medir para creer. Somos una sociedad que basamos la meritocracia, basamos nuestras creencias, en el dato objetivo.

Desde el examen, los sistemas de control han evolucionado y hoy en día se examina casi todo, se observa casi todo.

En el trabajo se nos hace un seguimiento constante a través de indicadores de rendimiento, en nuestra vida personal se nos mide con todo tipo de estrategias. Se mide desde lo que compramos, a lo que leemos y continuamente se nos etiqueta, se nos cataloga.

La clave es que sean datos individuales que puedan agruparse para obtener conclusiones agregadas, para introducirnos en grupos de medición y formar colectivos.

La pregunta que lanzamos es… ¿hemos reflexionado de verdad las repercusiones que tiene esto?

ESTANDARIZACION HUMANA

Es cierto que hoy la ciencia ha madurado. Quedan pocos científicos que se creen que es posible tener la verdad absoluta.

Generalmente los científicos saben que lo que obtienen es simplemente una “vista” de la realidad, un “aspecto”. Saben que obtienen verdades temporales y falibles.

Y ojo, yo no critico esto. Me parece muy necesario hacernos esquemas de lo que es la realidad. Necesitamos esquemas conceptuales para vivir. Necesitamos ordenar la realidad, en porciones inteligibles para nosotros. Pero estamos llegando a un punto muy peligroso.

Estamos creyéndonos que el esquema es lo real.

Esos datos, esas mediciones que deberían servirnos para ayudarnos a entender, eso que simplemente son modelos de realidad, estamos creyéndonos que es propiamente la realidad misma.

¿A qué nos lleva eso?

A creer que lo que no se mide no existe. Lo intangible, lo que no genera datos, está muerto, es la nada.

¿Cómo mides con exactitud el sentido de la vida de una persona? ¿Cómo se mide el amor? ¿Cómo mides la libertad? ¿Cómo mides la felicidad?¿Como mides los efectos de un abrazo? ¿De dar un paseo por el bosque? ¿De una conversación?

Y ahora nos dirá algún experto en neurociencia, algún científico radical… que si se puede medir, porque las redes neuronales se activan en tal zona y eso significa que…blablabla.

Mi respuesta es sencilla:

Mis cojones.

El amor podrá producir ciertos estados cerebrales, las personas con propósitos profundos tendrán una estructura cerebral determinada… blabla…

Pero amigos… el misterio se oculta detrás.

Hoy en día estamos muy lejos de poder comprender al 100% el sentido vital de alguien, o de comprender como entiende el amor.

Porque por mucho que en los últimos 300 años la tecnología haya evolucionado mucho, no tengo tan claro que el humanismo haya evolucionado tanto.

Y no nos olvidemos, que la tecnología, los algoritmos… tan solo son lo que el ser humano sabe de sí mismo y del mundo que le rodea…

Hasta que no mejoremos ahí, no veremos grandes avances mundiales. Por muy tecnológicos que nos volvamos, el verdadero avance se produce cuando el ser humano especula con el significado de lo que es la vida, no porque invente un smartphone mejor.

Estamos en una época, en un siglo, que se nos está exigiendo tomar decisiones a nivel planeta, a nivel especie. Nos pide una revolución a nivel ético, no a nivel tecnológico.

Sigamos creando empresas que a sus propietarios les da igual lo que venden, sigamos pensando solo en rentabilidad, sigamos haciendo caso solo a lo medible… y el futuro de nuestra especie no será demasiado esperanzador.

Hay una frase que se dice mucho en la empresa que es: “lo que no se puede medir no se puede gestionar”.

Y yo digo: no es necesario que controles todo. La planificación es enemiga del amor.

No porque lo intangible no se pueda medir no es útil. Las cosas más hermosas de este mundo son intangibles.

Decía Heidegger, que al ser, a la realidad… solo se puede acceder a través del silencio o de la paradoja.

¿Por qué?

Por que al definir, al medir, lo que hacemos es cosificar. Convertimos al ser en cosa… y nos perdemos el ser.

cosificar

No nos perdamos la realidad, no dejemos de innovar en lo intangible, no dejemos de especular con los significados de la vida.

Pongamos en valor a la poesía, al arte, a la filosofía, al humanismo en general… no por el número de aplausos que generan, ni por lo mucho que nos entretienen, ni por el número de gente que va a las actuaciones, ni por el numero de visitas, ni por el número de “me gustas” en Facebook.

Ese no es el valor. Al igual que hemos caído en la comida rápida hemos caído en el arte rápido, en la filosofía rápida.

El talento, no se compra ni se vende, ni se puede medir con exactitud.

Pongamos en valor a los especuladores del significado, a los innovadores de lo intangible, más allá de los “me gustas” que tengan.

De hecho brindo desde aquí por todos aquellos artistas, filósofos, poetas… lo que sea… que las métricas del mercado no les apoyan. Que nadie les lee. Pero siguen. Pase lo que pase.

¿Por qué siguen?

Porque la esperanza es la convicción de que lo que uno hace tiene sentido, independientemente de como salga.

Se debe subrayar la importante tarea de los perseguidores de cualquier nacimiento.

Brindo por todos aquellos creadores solitarios, marginados, que las sociedad del dato les expulsa.

Y ellos siguen militando. Porque eso es la militancia en el arte. La especulación del significado. Dejemos ya de solo innovar en lo tangible.

Probablemente lo que sabe el hombre que más sabe, sea saber que lo que hay que saber, no va a saber que lo sabe…

¿A dónde va hoy en día lo intangible?

Dejemos que nos lo cuente Silvio Rodríguez:

¡Tu turno!

¿Qué reflexiones te surgen al leer estas líneas?

Si quieres compartirlas con nosotros, te esperamos en los comentarios.

2 comentarios en “LA ESTANDARIZACIÓN HUMANA: SEA USTED UN HUMANO NORMAL”

  1. Hola chicos , de entrada un abrazo de los grandes pues mereceis estár con vosotros.Es un tema que probablemente más se trabaja para poder conducir al rebaño.Sobrevivir fuera del rebaño nunca ha sido facil, enseguida trataran de etiquetarte para que no seas punta de lanza de nada, cuentan con medios suficientes para crear estados de opinión y certezas sobre cómo ser feliz.Buscando en la experiencia de los años y encontrándome con la necesidad de buscar caminos más allá de los fracasillos necesarios para aprender, que la sociedad te presentará como verdaderos fracasos, ha sido el corazón el caballero capaz de asegurarme una buena travesia del para que estoy aqui.Me gusta hacer poemas , la musica, la buena gente, bañarme en el mar, el amor, el bosque , algunos libros, participar en cambiar el mundo a mejor,paseos, teatro, pintar……y muchas cosas más que me emocionan cada dia, pues es el corazón el que me va dando claves de donde estar y descubrir situaciones que me producen paz.No trato de cumplir ningún objetivo social que me marquen como necesario y trato de desaprender aquello que condiciona mi vida.En eso probablemente está la clave del combate para que no seamos seres frágiles con ganas de consumir y llenar nuestra vida de cacharros.Quedan pendientes cosas , pero con una mente abierta a todo dejar que el corazón marque el camino del sentido de vida.Espero que podamos perdernos muchas cosas de las que dicen que hay que hacer para relajar nuestra alma.Salud

    • Como nos alegra que sigas compartiendo con nosotros Saquito, sobre todo reflexiones como esta de gran categoría. Muchas gracias por expresarnos tu sentir, leyéndote me ha venido a la cabeza un poema que leí de Charles Chaplin, te lo comparto:

      CUANDO ME AMÉ DE VERDAD

      «Cuando me amé de verdad
      comprendí que en cualquier circunstancia,
      yo estaba en el lugar correcto, en la hora correcta,
      y en el momento exacto, y entonces, pude relajarme.
      Hoy sé que eso tiene un nombre… Autoestima

      Cuando me amé de verdad,
      pude percibir que mi angustia,
      y mi sufrimiento emocional, no es sino una señal
      de que voy contra mis propias verdades.
      Hoy sé que eso es… Autenticidad

      Cuando me amé de verdad,
      dejé de desear que mi vida fuera diferente,
      y comencé a aceptar todo lo que acontece,
      y que contribuye a mi crecimiento.
      Hoy sé que eso se llama… Madurez

      Cuando me amé de verdad,
      comencé a percibir que es ofensivo tratar de forzar alguna situación, o persona,
      sólo para realizar aquello que deseo, aun sabiendo que no es el momento,
      o la persona no está preparada, inclusive yo mismo.
      Hoy sé que el nombre de eso es… Respeto

      Cuando me amé de verdad,
      comencé a librarme de todo lo que no fuese saludable:
      personas, situaciones y cualquier cosa
      que me empujara hacia abajo.
      De inicio mi razón llamó a esa actitud egoísmo.
      Hoy sé que se llama… Amor Propio

      Cuando me amé de verdad,
      dejé de temer al tiempo libre
      y desistí de hacer grandes planes,
      abandoné los mega-proyectos de futuro.
      Hoy hago lo que encuentro correcto, lo que me gusta,
      cuando quiero, y a mi propio ritmo.
      Hoy sé que eso es… Simplicidad y Sencillez

      Cuando me amé de verdad,
      desistí de querer tener siempre la razón,
      y así erré menos veces.
      Hoy descubrí que eso es… Humildad

      Cuando me amé de verdad,
      desistí de quedarme reviviendo el pasado,
      y preocupándome por el futuro.
      Ahora, me mantengo en el presente,
      que es donde la vida acontece. Hoy vivo un día a la vez.
      Y eso se llama… Plenitud

      Cuando me amé de verdad,
      percibí que mi mente puede atormentarme y decepcionarme.
      Pero cuando la coloco al servicio de mi corazón,
      ella tiene una gran y valioso aliado.
      Todo eso es… Saber Vivir

Deja un comentario