EL LIDERAZGO

«Solo el que no está remando, tiene tiempo para dirigir el barco” Jean Paul Sartre

¿Inspiro a la gente que me rodea? ¿En qué medida?

El liderazgo es definido por James Hunter cómo el arte de influir sobre las personas para que trabajen con entusiasmo en la consecución de objetivos en pro del bien común. Arte definido como destreza adquirida e influencia construida desde la autoridad y no desde el poder.

La influencia desde la autoridad por tanto se consigue y desde el poder se coarta.

Para ello probablemente el líder tenga que trabajar al lado de las personas con las que trabaja, pero ni empujándolas, ni tirando de ellas. El líder debe conseguir formar un equipo de personas con diferentes funciones pero con similares propósitos.

Satisfaciendo cómo nos dice la paradoja las necesidades y no los deseos de las personas. Hablamos de relaciones, de comportamientos cotidianos, de formas de actuar con los demás…

¿Te apetece acompañarnos?

Sí es así sigue leyendo ya que a continuación te dejamos una serie de recomendaciones:

Canción: Diego Torres, Color esperanza.

Un verdadero líder es la persona que es capaz de contagiarnos su esperanza. Por eso elegimos esta canción.

La esperanza no es la convicción de que algo saldrá bien, sino la certeza de que algo tiene sentido, salga como salga.

Un líder da esa fuerza, es un motor que ayuda a que las personas se conecten con sus propósitos. Da esperanza.

Artículo: Filosofía del Liderazgo: Ángel Gabilondo

Ángel Gabilondo define de manera magistral su óptica sobre el liderazgo, hablando desde Sócrates hasta la actualidad.

Contempla el liderazgo desde múltiples perspectivas, cada cual más enriquecedora. Estás son algunas de las frases que menciona:

“El liderazgo también consiste en no ser de cualquier manera, a cualquier precio o por encima de cualquier cosa.” “El buen líder es el que hace crecer” “El liderazgo es la capacidad de organizar, y no tanto la de ordenar.”

“La capacidad de ver y escuchar, de tener sensibilidad, de padecer, de verse afectado, es fundamental en un buen líder. “El liderazgo es la gestión del miedo.” “El buen líder no solo potencia la palabra de los demás, sino que también es el que dice: hazlo conmigo, a mi lado”.

Pulsa aquí o en la imagen para verlo.

angel gabilondo, el liderazgo

Libro: James Hunter, La paradoja.

James Hunter relata los principios del liderazgo.

Se cuenta la historia desde el punto de vista de un monje que se dedica a dar clases de liderazgo y entra en contraposición con las formas de ver el liderazgo de las personas que están en el aula; desde un sargento hasta una directora de escuela.

El libro nos deja algunas frases como estas: “Confundimos la autoridad con el poder y el respeto con el miedo, lo que nos lleva a relaciones inadecuadas”. “Si quieres mandar debes de servir”.

James C. Hunter, La paradoja

Película: Danny Boyle, Steve Jobs (2015)

Steve Jobs era una persona capaz de influir de una forma impresionante en los demás.

Según sus más allegados, era capaz de deformar la realidad, de convencerte de que todo era posible.

Dice Danny Boyle que “la vida de Steve Jobs fue una cruzada para controlarlo todo”. Es un personaje que difícilmente deja indiferente y sobre el que es interesante reflexionar.

Video: Fred Kofman, liderazgo consciente

Fredy Kofman, doctor en economía, coach y Vicepresidente de Linkedin nos expone el término liderazgo consciente.

Se habla del ejemplo, del líder como sujeto de acción y no de palabras, citando una frase que dice que «todo aquello que hacemos habla tan alto, que lo que decimos en realidad no importa».

Además nos habla del líder como persona que debe de conocerse y encontrarse a sí misma. Que debe manejarse en contextos de incertidumbre, en este mundo sin certezas

La empresa consciente: cómo construir valor a través de valores

 

¡Tú turno!

¿Conocías alguna de estas recomendaciones? ¿Qué te pareció? ¿Conoces contenido que pueda invitarnos a reflexionar sobre el liderazgo?

¡Cuéntanoslo en los comentarios!

10 comentarios en “EL LIDERAZGO”

  1. Me encanta… lo tengo que leer con más calma…
    Me gustaria conocer vuestra opinión y reflexiones sobre el trabajo colaborativo y la forma de liderazgo del mismo y el trabajo en equipo. 😀

    Responder
    • Hola Koro,

      Nos alegra que te guste y te pueda servir. El trabajo colaborativo es uno de los fines de este proyecto. Que la gente ponga en común sus visiones, planteamientos y formas de hacer mediante los comentarios, que tod@s aprendamos de tod@s.

      El liderazgo en este sentido estamos un poco en la línea de lo que se expone en la paradoja. El líder debe de servir las necesidades del grupo y no sus deseos, debe de acompañar, no debe de empujar, ni de tirar de las personas, creemos en un liderazgo compartido.

      Probablemente existan distintas funciones, pero no deberían de existir distintos objetivos…

      Y tu, ¿Que opinas?

      Un saludo compañera

      Responder
  2. Kaiso procrastinos. Buen trabajo de documentación con invitación al debate,aunque parezca que no pero todos lideramos alguna vez situaciones, algunas sabiendo que es así y otras sin darnos cuenta.En la complejidad de la vida con lo poco que se aprende para poder decidir cual es la formula que nos haga felices, vamos dando tumbos tratando de torearla .Yo soy mi líder y hablarte de lo aprendido quizá lo haré otro día .AHHHHH SEGURO QUE HAY MILES DE CLOWNS, POETAS , INGENIEROS Y LIBERTARIOS QUE TIENEN TANTO QUE DECIR .Yo animo a construir los jodidos maravillosos momentos juntos.

    Responder
    • Esos maravillosos momentos juntos son los que realmente compensan… El buen lider debe de fomentarlos en aquellos grupos donde trabaje. Crear para crecer!

      Saludos!

      Responder
  3. Parafraseo esa frase de saquito feliz! YO ANIMO A CONSTRUIR LOS JODIDOS MARAVILLOSOS MOMENTOS JUNTOS. Me gusta y me motiva el post. Lideremos, aprendamos a liderar en colectivo y a construir una sociedad más justa en base a cooperar en conjunto. Me quedo con una frase de Berta Cáceres que decía «Volveré y seremos millones»

    Responder
    • Creemos que un buen líder debe de promover este tipo de relaciones. Relaciones nutritivas y que fomenten ciertos comportamientos individuales que repercutan en el buen desarrollo del colectivo. Ahí está la dificultad, liderar sin coartar, sin imponer… para que seamos no solo muchos sino también adecuadamente dispuestos.

      Responder
  4. Lo primero, felicidades por este post y por el Blog en general. Contenido de muchísima calidad amigos!

    Comparto con vosotros un texto de Francesc Torralba, relacionado al liderazgo de equipos y centros deportivos, sobre el que me gusta hacerles trabajar a los alumnos:

    Nuevas formas de Liderazgo

    Los sociólogos y analistas de nuestra cultura constatan que en ella se da una gran crisis de liderazgo. El descrédito de los líderes políticos, sociales y económicos no es en ningún caso una casualidad. Las malas prácticas, la falta de transparencia, la corrupción, el uso indebido de los fondos públicos, la hipocresía y la falsedad son factores que explican, en gran parte, esta crisis de credibilidad que padecen los líderes de instituciones políticas, económicas y financieras particularmente.

    La situación de las instituciones deportivas es diferente, pero los casos de corrupción y de prevaricación también han minado su credibilidad. Frente a todo ello, se reivindican nuevas formas de liderazgo vinculadas especialmente a los valores éticos, pero también se reclaman líderes capaces de manejar correctamente el mundo emocional, con capacidades comunicativas y sociales, hábiles para la interacción y que tengan como prioridad el respeto a la dignidad de toda persona.

    Urgen nuevos líderes, personas capaces de gobernar y de dirigir proyectos y personas, con habilidad para entusiasmar a sus colaboradores y para convertir en realidad sus ideales. En la mayoría de entidades del deporte base, el liderazgo es una tarea voluntaria, que requiere dedicación, entrega y compromiso y que tiene un papel decisivo en la formación moral de los niños y adolescentes. De ahí la necesidad de prestar atención a ello, porque fácilmente el líder es objeto de imitación por parte de sus colaboradores y sus buenas o malas prácticas, sus consejos y órdenes, tienen cierta trascendencia.

    Constatamos el final de un modelo de liderazgo. Experimentamos la necesidad de liderar de otro modo. El liderazgo de entidades deportivas no puede regularse por los mismos fines que una empresa lucrativa o un partido político. El fin de estas no es el máximo beneficio, los máximos resultados electorales. En el caso del deporte base, el liderazgo obedece a otros fines: la formación integral de los niños, el desarrollo de sus cualidades, la cohesión entre ellos y el disfrute de la propia actividad. El deporte, en estas edades, es un modo de canalizar creativamente el tiempo de ocio de que disponen.

    Desde otro punto de pista, el liderazgo deportivo debe llegar de dentro hacia fuera y no al contrario. Esto quiere decir que liderar no es imponer, obligar o arrastrar a la fuerza, sino escuchar, empatizar, tocar el corazón y llegar al espíritu de las personas.

    El líder es observado atentamente y sus órdenes e imperativos tiene una repercusión altísima en los niños y jóvenes. La motivación para la actividad deportiva es lo fundamental de su tarea. Se le presupone la capacidad de motivarlos para entrenar con asiduidad, sin renunciar a los máximos niveles de excelencia.

    Para lograrlo, uno debe, primero, hacer un gran trabajo interior y liderarse a sí mismo. Para conseguirlo hay que adquirir perspectiva, lograr ver con claridad el contexto en el que se desarrollan las situaciones, y no reaccionar impulsivamente, sino responder después de analizar. Una vez he hecho este proceso, el verdadero líder podrá recorrer su camino de manera ejemplar, consiguiendo que los demás lo sigan voluntariamente.

    Es por ello que pensamos que el liderazgo debe de ser de dentro hacia fuera, porque todo ese proceso no puede llegar desde el exterior, sino desde el interior: Reflexiono y pienso internamente, y a continuación actúo y lo externalizo.
    La clave del verdadero liderazgo es la capacidad que una persona tenga de ponerse al servicio del grupo que intenta liderar. Desde los más pequeños hasta los más ancianos. Esa es una regla que jamás falla.

    Si el llamado líder se entrega al grupo que tiene a su cargo, ayuda a sus miembros, antepone las necesidades de sus integrantes a las suyas propias, busca la mejora, el crecimiento y el éxito de todos ellos a título individual y como grupo, quedándose él siempre en segundo plano y sin ánimo de protagonismo, estará poniéndose de manera pura y honesta al servicio de esas personas y de ese grupo.

    Ponerse al servicio de un grupo de personas de manera honesta y pura implica ciertos aspectos a los que una persona puede llegar solo a través de un gran trabajo interior previo. El primero y más difícil es, en primera instancia, haber sido capaz de ser consciente y, en segundo término, lograr gestionar tu ego para poder liberarte de él en la toma de decisiones. Una vez dado este paso, uno tendrá la suficiente humildad para servir a ese grupo de personas, buscar lo mejor para ellas y sentirse satisfecho y feliz por su mejora, crecimiento y desarrollo personal.

    Este proceso gira alrededor de la energía y del sentimiento que mueve el mundo: el amor. Ponerse al servicio de un grupo de personas de esta manera significa amar a estas personas de manera íntegra y desinteresada. En ese momento, ese grupo seguirá a ese líder porque habrá percibido que los quiere de verdad, que se implica con ellos y no por el interés de lograr un objetivo o de ganar dinero.
    Ese liderazgo “no impuesto”, no obedece a ningún sistema de rangos y no es aceptado a regañadientes. Es un liderazgo proclamado y querido por ese grupo de personas porque nace de la fuente desde donde solamente se puede liderar, que es desde el corazón y desde el alma. Este es, desde nuestro punto de vista, el tipo de liderazgo que necesita el ámbito deportivo, educativo y la sociedad en general.

    “Inteligencia Espiritual y Deporte”, Francesc Torralba

    Responder
    • Gran aporte amigo Xabier,

      Liderar, orientar o acompañar de manera pura, como expone el profesor Torralba, fue una de las cosas que queríamos subrayar a la hora de presentar este post. Desde nuestra óptica, la pureza está en pensar que las personas con las que trabajamos son fines en si mismas, no podemos considerarlas medios para nuestros propios fines. Debemos trabajar para ellas, buscando su desarrollo, tratando de detectar sus necesidades de manera conjunta y de esta manera poder trabajarlas.

      Es difícil ver más allá de nuestros propios intereses, a menudo cortoplacistas, y más en contextos relacionados con el deporte, que es a lo que se refiere el profesor, donde se nos evaluará por otras variables. Creemos por eso, que debemos cambiar la mirada y poner el foco en el desarrollo a largo plazo, evaluar al líder desde un nuevo punto de vista.

      Un abrazo compañero!

      Responder

Deja un comentario